Imprimir
El disfrazLos delfines están llorando

Gatos en el Tejado
Ver imagen completa


Gatos en el Tejado



Realizar una consulta sobre este producto

Gatos en el tejado
Alfaguara 2006

De venta en librerías de República Dominicana.

Esta novela, lo confieso, se me fue de las manos, tomó el camino que quiso, es decir, que la podríamos catalogar de novela-desobediente, o novela-terca. Otro asunto, estuvo a punto de morir antes de nacer. Por un desastre meteorológico el disco duro de la computadora casi se achicharra, y los muchachos de Ingsecom, allá en La Vega, estuvieron días y días sacándole la información con pinza de cejas. A Dios gracias, y a ellos, el proyecto no abortó y pude seguir con la historia.

Al inicio imaginé una novela para adolescentes que fuese creíble y los hiciera pensar un poco, valorar lo que se tiene y encontrar esas ganas de luchar en las ganas de otros. Pero los personajes ya adultos me comieron el cerebro, se fueron agigantando a medida que transcurría el tiempo y de ahí que la novela, les advierto, necesite el letrerito ese que ponen en la tele –ver en compañía de adultos responsables-, aunque como ellos casi siempre andan tan ocupados entonces, a los jóvenes que deseen adentrarse en esta loca historia les advierto: malas palabras, escenas de sexo y etcétera etcétera.

Entre otras cosas, y para que se hagan una idea, este libro habla del desamor, de los placeres, de la avaricia, de las actrices, de las promesas, de los cobardes, del abandono, de la esperanza, de las rabietas, de los cocodrilos, de las mujeres, de la patada en el culo que muchas veces nos propina el destino y que  no hay modo mejor de desquitársela que seguir adelante, o como diría Charles Chaplin: A fin de cuentas todo es un chiste.

  •